ARTURO ILLIA: Nació un 4 de agosto del año 1900

Nació un 4 de agosto del año 1900, en la ciudad  bonaerense de Pergamino en el seno de una familia de inmigrantes. Arturo Illía realizó sus estudios primarios en las Escuelas N° 18 y  Normal de su ciudad natal. Más adelante, sus padres lo enviarán a Buenos Aires, para continuar con sus estudios en el Colegio Pío IX, culminando su formación superior en la universidad. En tal sentido, se  graduó en la Facultad de Medicina de la UBA de Médico, espacio donde militará activamente en movimiento reformista universitario, para más adelante afiliarse a la Unión Cívica Radical. 

Su formación profesional culminará en La Plata, en el Hospital San Juan de Dios, donde realizará  las prácticas hospitalarias. Será en el año 1928, cuando Arturo Illía tendrá la oportunidad de ser recibido por el entonces Presidente de la Nación Argentina, Don Hipólito Yrigoyen, quién le ofrecerá un cargo de "Médico Ferroviario" en la ciudad de Cruz del Eje, en la Provincia de Córdoba.

Una vez establecido en la provincia mediterránea, Arturo Illía desarrollará su actividad política partidaria en el radicalismo cordobés. En tal sentido, en el año 1935, cuando Amadeo Sabatini fue electo gobernador de Córdoba, Illía fue elegido Senador Provincial y será desde su banca, desde donde luchara por la transformación provincial en temas tan importantes como: la  producción,  la salud y la cuestión social.

En el año 1963, Arturo Illía será investido como Presidente de la República, por la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP). En tal sentido, cabe destacar que “Don Arturo” era un austero Krausista, enmarcado en el ideario de Hipólito Yrigoyen, que gobernó para el pueblo, sin  poner nunca por delante especulaciones políticas personales o partidarias, sino haciendo siempre lo mejor para su país, defendiendo su soberanía política y el fortalecimiento de las instituciones democráticas. Resulta importante destacar de su gestión: el  impulso de la Ley de Medicamentos, la Ley de Salario Mínimo Vital y Móvil,  la anulación de los Contratos Petroleros y de los Gastos Reservados, la defensa de la Soberanía de Malvinas ante la ONU, y la instauración de un 25 % de presupuesto de Recursos y Gastos para la Educación, como así también, cabe destacar que garantizó  la plena vigencia de los Derechos Civiles, las Libertades públicas, y que diseño una política exterior soberana. 

Arturo Illía fue derrocado por un golpe militar el 28 de junio del año 1966, bajo el falaz argumento de la lentitud de su gestión y de ser el culpable de posibilitar la infiltración de elementos marxistas en el país, especialmente en las universidades nacionales. Lamentablemente ha tenido que pasar mucho tiempo para que tanto los historiadores, como una inmensa mayoría de los ciudadanos argentinos, realicen una valoración positiva de su gestión de gobierno, como así también, del retroceso que significó el pronunciamiento  militar del 28 de junio de 1966 para nuestro país y particularmente para el sistema universitario nacional. 

Arturo Illía luchó durante toda su vida por los derechos de los más débiles, demostrando a todo un país y a las demás  naciones latinoamericanas, que se puede ejercer el Gobierno de una República, sin dejar de lado los valores éticos y los principios ideológicos, en este caso, los que le corresponden al sistema republicano, la construcción de ciudadanía, y la observancia de los principios del radicalismo yrigoyenista.

En tal sentido, el mejor homenaje que se le puede tributar a Don Arturo Illía, será trabajar para lograr consolidar una herramienta partidaria que retome todos estos valores y principios históricos del radicalismo.

Pero para que todo lo antes enunciado sea posible, se debe tener en cuenta que Arturo Illía constituye una referencia ineludible tanto para el presente y futuro del radicalismo. En tal sentido, serán sobre todo los jóvenes,  los que deberán rescatar e incorporar a la práctica política partidaria y de gestión de gobierno, estos buenos ejemplos de republicanismo y acción política austera y soberana, que se sintetizan en la figura ex presidente. En consecuencia, la tarea militante de hoy, debe ser la de trabajar para que estos valores republicanos vuelvan  a tener plena vigencia en el accionar político de la Unión Cívica Radical y de nuestro país.      


Prof. César Arrondo 
Foro de Historiadores de la UCR

LEANDRO ALEM 172 AÑOS DE SU NACIMIENTO


LEANDRO ALEM
(1842-2014)
Se conmemora el día 11 de marzo,  el 172 aniversario del natalicio de Leandro Alem. Un  político que emerge de las entrañas de su pueblo, con un compromiso marcado a fuego, en la lucha por los derechos de los que menos tienen. 

Alem será una figura clave en el origen del Radicalismo y  un luchador que se opuso al “unicato”, implementado por la generación del 80. En este sentido, Roca llega al poder, y gobernará en "Armonía Institucional", entre 1880 y 1886, de la mano de la maquinaria fraudulenta que es sólo representativa de una elite ilustrada y oligárquica.

En el año 1886, nuevamente apoyándose en  del fraude y el dedo elector de Roca, su pariente Miguel Juárez Celman, es investido como presidente. La política económica del  nuevo mandatario fue profundamente liberal, privatizando las empresas públicas, y el FFCC,  todo ello, en un marco de coimas y corrupción administrativa.

En medio de este despropósito político y económico, los jóvenes comienzan a reunirse en Buenos Aires y podemos citar entre ellos a: Emilio Gouchón, José Drago, Juan B Campos, Felipe Senillosa, José Gallardo, Marcelo T de Alvear, y Alfredo Echagüe, Martín Torino, Barrotaveña.

Estos organizan un mitin en el Jardín Florida, donde asisten unas 5.000 personas, y en esa reunión queda fundada la "Unión Cívica de la Juventud", que proclama según sus documentos: Participación política de las mayorías, Moral administrativa y Autonomía municipal. En el palco, se encuentran políticos de la ciudad no tan jóvenes: Lucio v López, Luis Saenz Peña, Aristóbulo del Valle, Pedro Goyena, Leandro Alem, y Bartolomé Mitre.

La Revolución de1890, será la gesta que tendrá a Leandro Alem como principal figura, como así también, los hechos posteriores que darán como resultado la fundación de la Unión Cívica Radical, en el año 1891. Pero hoy nos interesa recordar la participación de Leandro Alem en la federalización de la ciudad de Buenos Aires, hecho ocurrido en las sesiones de la Legislatura, que tuvieron lugar a finales de 1880, debates en los cuales intervino en cuatro oportunidades.

En tal sentido, extraemos  algunos de los párrafos, en los que Leandro Alem realiza una encendida defensa de  la concepción de un país federal:

“Cuando un centro atrae todos los elementos y vitalidad de un país a un solo punto, sucede que si este ponto se vacila, toda la Nación se conmueve, no tiene fuerzas, defensas convenientemente distribuidas. Allí está todo. Allí se da el golpe  a toda la  nacionalidad”  

“El centralismo absorberá todos los pueblos y ciudadanos de la República. El día en que se entregue la ciudad de Buenos Aires, ese centro poderoso, la suerte de la Argentina federal  quedará librada a la voluntad y pasiones del jefe de Estado. El día que venga un presidente porteño un poco voluntarioso, con su círculo respectivo, ya verán las provincias lo que les sucederá”

“Afirmo que mis ideas son radicales y digo que la capitalización de la gran ciudad, será en todo tiempo un grave mal, económico, político y social”

Una década después, otras luchas tienen como protagonista a Leandro Alem,  la creación de la Unión Cívica, la Revolución del Parque, la cárcel y la construcción de una herramienta política con el fin de terminar con “el régimen” denominada “Unión Cívica Radical”.

En la última etapa de la vida de Alem, su lucha será constante por el sufragio libre apoyado en dos principios: la abstención y la revolución, como una fundamental bandera política, de quienes soñaron en aquellos años, con  la posibilidad de conseguir para todos sus compatriotas argentinos, los beneficios de la Democracia, la Soberanía Popular y la Igualdad.

En este sentido, el mejor homenaje que le puede realizar hoy el radicalismo a Leandro Alem en el 170 aniversario de su natalicio, consistirá, en  que sus dirigentes, militantes  y afiliados, se propongan  llevar adelante un serio debate político, en el corto plazo, cuyo fin, sea la elaboración de  un proyecto político concreto de cara al futuro. Para ello, habrá que  bucear en su historia y recuperar sus mejores ideas y valores, con el propósito de poder proyectar al Partido en el mediano plazo, con  una propuesta política, que atienda a las necesidades de la Argentina actual.

El programa, deberá contemplar el diseño de políticas que tengan como fin, recuperar valores tales como la solidaridad,  la educación y la cultura del  trabajo, en el convencimiento que constituyen el único medio válido para acceder al progreso y ascenso social y se deberán reafirmar los valores republicanos que históricamente el radicalismo defendió y garantizo desde el poder, con el objetivo de potenciar al Partido, y presentarlo ante la sociedad,  como una opción  real de poder, que pretende gobernar y comenzar a construir  un país democrático e inclusivo para todos los argentinos.  



Prof. César Arrondo/UNLP
Foro Nacional de Historiadores
De la Unión Cívica Radical